La Pagina de Excavacion de Ted

3/23/01

Debido al gran número de peticiones que he recibido para hablar acerca de mis descubrimientos y bizarras experiencias en una cueva no muy lejos de mi hogar, he creado está pagina web. Iré ordenando los eventos que me ocurrieron durante los últimos meses. Iniciaron con mi viaje a una cueva familiar en Diciembre del 2000 y termino…bueno, aún no ha terminado. Usaré mi diario de excavación como un texto para hablar acerca de mi reciente experiencia. Se los mostraré a ustedes tal y como yo lo experimente, en orden cronológico.

E incluído fotografías que fueron tomadas durante los muchos viajes a la cueva. También he creado algunas ilustraciones para ayudar a los lectores tener una mejor idea de cómo las cosas lucian en la cueva. Todas las fotos fueron tomadas por mi, o algunas de las personas con las que fui a la cueva.

Quiero apuntar algunas cosas antes de hablar de lo ocurrido:

1- La mayoría de las imágenes fueron tomadas con una cámara desechable Kodak. Lleve una mejor cámara a la cueva en uno o dos viajes. Todas las imágenes de este sitio son fotos originales y no he alterado o realzado nada que no fuera notado. Como regla pongo mis imágenes en discos al momento de revelarle así no tengo que escanearlas luego. Esto asegura la mejor calidad digital.

2- No revelare en nombre de las otras personas involucradas en la experiencia. Si me conocen lo suficientemente bien, probablemente las conozcan.

3- NO revelare la ubicación de la cueva a NADIE por NINGUNA RAZON. Así que por favor no pregunten. Me rehuso a ser responsable de la vida de cualquiera más que de la mía. Me referire a la cueva como la Cueva Misteriosa. Ese NO es su nombre real.

Si creen que estos eventos suenan extravagantes, estoy de acuerdo. Yo llegaría a la misma conclusión si no lo hubiera experimentado por mi mismo.

Haré lo posible por terminar el sitio lo más rápido posible. Revisen las fechas en la página principal para ver cuándo hago actualizaciónes.

Para protegerme a mi mismo de gente que quiera copiar este sitio, incluiré lo siguiente: Todos los textos en esta y las siguientes páginas son mis propias palabras y patentadas el 2001.

Ted


El Descubrimiento

Voy a dividir el texto en dos estilos para hacerlo mása claro.

El texto normal se toma directamente de mi diario de espeleología.

El texto en cursiva es mi comentario al reflexionar sobre la experiencia.

Haré todo lo posible para transmitir los pensamientos y sentimientos que tuve durante todo el evento. No usaré los nombres reales de las otras personas involucradas. Incluiré todo el texto relevante de mi diario. Solo saldrán pequeñas partes del diario. Esto solo ocurrirá cuando la entrada no tenga nada que ver con la experiencia en la cueva, como cenar después de un viaje, obtener combustible o refrigerios, detalles irrelevantes, etc. (Mi diario es bastante exhaustivo) Me limitaré a resumir quien soy cortando la entrada real. En un esfuerzo por presentar esta experiencia con la mayor precisión posible, escribiré mi diario tal como lo escribí: sin verificación gramatical. Por favor, pasen por alto mis errores. Mis comentarios adicionales ayudarán a aclarar las cosas que escribí en mi diario.


Diario de Excavacion

12/30/2000

B y yo decidimos hacer un viaje más de espeleología antes del Año Nuevo, así que pusimos nuestra vista en Mystery Cave. No es una cueva espectacular, pero como ninguno de nosotros había estado cavando por un tiempo, sería bueno ir a cualquier cueva. Hubia un poco de emoción en este viaje. Había un pequeño pasaje en la parte inferior de la cueva que quería verificar para ver si era posible pasarlo. Tenía una pequeña abertura, pero habia mucho aire soplando de el. Aunque es demasiado pequeño para atravesarlo, nunca lo revise para ver qué había dentro del pasaje. Tenemos nuestro equipo cargado y salimos a la carretera a las 3:00 p.m. Llegamos a la cueva con buen tiempo, ya que a B le gusta conducir rápido. Nos anclamos del árbol habitual y bajamos a rapel en la cueva. Bajé primero y prepare mi equipo mientras B bajaba.

Me referiré a B muchas veces. Hemos estado cavando juntos durante meses. Él fue herido en un accidente de espeleología hace unos años y le dijeron que nunca volvería a caminar. A través del trabajo duro y la perseverancia, él no solo camina, sino que puede moverse muy bien en cuevas. Las partes más complicadas de una cueva pueden retrasarlo un poco, pero él puede hacerlo. Él pacientemente trabaja a través de un obstáculo hasta que lo supera.

En cuanto a la referencia a la pequeña abertura en la cueva, hay un dicho entre espeleólogos: "si sopla, se va". Es decir, si un pasaje tiene un buen flujo de aire, probablemente valga la pena investigarlo.

Después de que exploramos todos los pasajes habituales, bajamos para ver el agujero. El agujero está ubicado en lo profundo de la cueva, cerca de la parte más baja de esta. Está en el lado de la pared de una cueva, a unos tres pies del piso. Para mirar dentro del agujero tuve que arrodillarme para agacharme bajo un saliente de roca.

1
Puse mi guante en el hoyo como referencia.

Usé mi mini-luz de reserva y la sostuve dentro del agujero para ver lo que podía encontrar. Estaba emocionado por lo que vi. La pared alrededor del agujero era de aproximadamente 3-5 pulgadas de espesor. Esto condujo a un estrecho pasaje. El pasaje se abrió un poco justo dentro del agujero. Continuó alrededor de 10-12 pies en un pequeño espacio de arrastre. ¡Después de eso pareció abrirse realmente! Aunque no pudimos saber cuánto. Este podría ser un pasaje virgen. (Obviamente, nadie ha pasado por esta ruta, pero podría haber una manera de entrar desde el otro lado.) Para llegar al espacio de rastreo, tendríamos que agrandar la abertura. Actualmente es aproximadamente del tamaño de mi puño. Una vez que pasamos la apertura, tendríamos un pequeño avance hacia donde se abrió. Tomara trabajo, pero pensamos que podríamos hacerlo. Nos sentamos por unos minutos para descansar y contemplar nuestro plan de ataque. Mientras estábamos allí sentados en la oscuridad, podíamos escuchar el viento aullando desde el otro lado del pasaje. Era un ruido bajo y espeluznante. También podríamos escuchar un ruido sordo de vez en cuando. No es gran cosa, sin embargo. La cueva se encuentra en las proximidades de una carreteraen la que camiones pesado conducen en ella. Pensamos que el estruendo era el efecto de los camiones resonando entre las rocas.

Determinamos que nuestro mejor plan sería llevar un taladro inalámbrico a la cueva para perforar la roca. Entonces podríamos tomar un clavo y un pequeño martillo y romper la roca. Parecía bastante directo. Ampliaríamos el agujero lo suficientemente grande como para meternos y ver qué había al otro lado. Los esfuerzos para arrastrar todo el equipo hasta el agujero serían un dolor, pero esperabamos que valiera la pena. Llamé al pasaje Floyd's Tomb, por Floyd Collins. Parecía el lugar estrecho donde Floyd pasó sus últimos días miserables en la tierra.

2
Dibujo crudo de como el pasaje se veía originalmente.

Floyd Collins era un espeleólogo en la década de 1900. Se quedó atascado en un espacio estrecho y no pudo liberarse. Es una historia increíble que se detalla en un libro titulado "Atrapado: la historia de Floyd Collins" (creo que ese era el título. No recuerdo al autor). Llamar a nuestro pasaje La tumba de Floyd no fue solo un tributo a Floyd, sino un comentario al tamaño del pasaje.

¡Jaja! En retrospectiva, es gracioso lo simple que pensé que iba a ser. Pensé que trabajarían unas pocas horas y que estaríamos allí. Si hubiera sabido cuánto tiempo tomaría, dudo que hubiera comenzado siquiera el proyecto. Si hubiera sabido lo que iba a experimentar en la cueva, nunca habría regresado.

Recolectamos nuestro equipo y nos dirigimos a la superficie. Normalmente no podría importarme menos si alguna vez volviera a esta cueva. No hay nada especial al respecto. Pero ahora estaba emocionado por volver y salir adelante. Ni siquiera habíamos salido de la cueva y estábamos planeando nuestro viaje de regreso.

(El resto de la entrada del diario hablaba sobre el ascenso de la cueva, nuestra cena y nuestro viaje de regreso a casa)


Manos a la Obra

27-28/01/2001

B y yo estábamos emocionados de regresar a la cueva y ponernos a trabajar. Calculé que con unas 4 horas de trabajo podríamos estar adentro y ver qué había del otro lado. Habíamos acordado pedir prestado un taladro inalámbrico DeWalt para llevar con nosotros. También teníamos brocas de mampostería para perforar, martillos (dos) para romper la roca, clavos para insertar en los agujeros de perforación, y algunas otras herramientas que terminamos no usando. Llevar las herramientas al sitio de trabajo resultó ser un desafío. Uno de nosotros bajaba por la cuerda y se detenía en una repisa o en un buen lugar de descanso, luego la otra persona bajaba las herramientas. Seguimos repitiendo esta rutina hasta que llegamos al fondo de la cueva. Luego tuvimos que arrastrar las herramientas al agujero. Tardé aproximadamente una hora para finalmente empezar a trabajar.

B tomó el primer turno en el hoyo. Después de una hora de trabajo agotador sabíamos que no íbamos a poder avanzar en una sola sesión. Seguimos intercambiando turnos hasta que nos pusimos a sudar. Uno tomaría un descanso y conseguiría algo de comida y agua, mientras que el otro se ponia a trabajar.

La rutina fue así:

Para comenzar a trabajar teníamos que ponernos de rodillas y hacer todo lo posible para evitar golpearnos la cabeza contra el techo. Trabajando en esta posición incómoda perforaríamos la pared alrededor del agujero. Ese fue un trabajo difícil. Realmente tuvimos que presionar el taladro, y era un progreso lento. Luego insertamos el clsvo en el agujero y lo martillamos hasta que la roca se rompió. Entonces, repetiamos el proceso. Para darles una idea de lo lento que fue, el tamaño típico de la roca que se rompería era del tamaño de la uña. Si rompimos una pieza grande (aproximadamente 1/3 del tamaño de mi palma) era motivo de celebración.

De vez en cuando, por variedad, simplemente usabamos un cincel con un peso de 5 libras. Fue un progreso lento. El problema con el era que no podíamos hacer un buen golpe debido a los espacios estrechos.

A pesar de que pasamos muchas horas y varios viajes trabajando en el hoyo, nunca encontramos una mejor técnica para ensanchar el hoyo. El taladro obtuvo los mejores resultados para nuestros esfuerzos. Se nos ocurrieron algunas ideas locas para romper la roca. Desde usar TNT (nunca considerado seriamente) hasta transportar un generador a la boca de la cueva y pasar un cable de extensión hasta un martillo hidráulico. ¡Incluso pensamos en utilizar nitrógeno líquido para congelar la roca y hacerla más frágil!

Después de un par de horas de arduo trabajo, nos dimos cuenta de cuál sería nuestro factor limitante. Fue entonces cuando nuestra primera batería sufrió una muerte abrupta. Teniamos una segunda batería, así que las cambiamos. La segunda batería duró un poco más porque martilleamos y cincelamos un poco más cada vez. Finalmente, después de aproximadamente tres horas más de trabajo penoso, la segunda batería murió y lo dejamos al llegar la noche. ¡Uf! Podríamos decir que habíamos hecho algún trabajo en la cueva, pero no fue mucho. Por primera vez desde que llegamos, nos sentamos y tomamos un descanso. Fue agradable comprobar los resultados de nuestro arduo trabajo. Entonces notamos el aullido de nuevo. Parecía ser un poco más ruidoso que la última vez que estuvimos allí. Pensamos que el viento soplaba un poco más fuerte afuera. Lo que no pudimos entender fue ese ruido sordo. También parecía ser más fuerte y más frecuente. Esta vez no pudimos atribuir el ruido a los camiones. El camino por el que circulaban no era muy transitado, para empezar. En ese momento de la noche debería estar en silencio. Sin embargo, el estruendo continuó. Parecía provenir de lo profundo del pasaje. B dijo que le preguntaría a algunos espeleólogos veteranos qué podría estar causando el ruido.

No pasamos mucho tiempo admirando nuestro trabajo. Todavía teniamos que subir el equipo y salir de la cueva. De hecho, dejamos algo en la cueva. Todavía fue un trabajo difícil. Lo que lo empeoró fue que los dos estábamos exhaustos. Nuestro plan original era terminar con esta cueva y golpear un par de otras cuevas en el área al día siguiente. En su lugar, decidimos estrellarnos en un motel cercano, cargar las baterías de perforación y regresar a Mystery Cave.

3
El agujero después del primer viaje.

Mi diario continúa largamente la noche después de que salimos de la cueva: conseguimos una habitación, la cena fue excelente, no dormí bien a pesar del hecho de que estaba exhausto, etc. Los dos dormimos así que empezamos tarde en la cueva. El segundo día trabajando en la cueva fue más o menos el mismo que el primero. Trabajamos hasta que ambas baterías estuvieron muertas de nuevo. Todavía no estábamos ni cerca de terminar. El aullido y el rumor continuaron como el día anterior.


En la Excavación

Antes de continuar con la próxima entrada del diario, pensé que podría ser útil para el lector explicar un poco sobre la espeleología y sobre la atmósfera en la cueva. Al volver a leer y pensar en mi descripción de la cueva, noto que gran parte del lenguaje que utilizo en mi diario de espeleología, y las descripciones, o la falta de ellas, asumen que el lector tiene conocimiento de la espeleología y cómo es el interior de una cueva. En otras palabras, ¡escribo mis diarios para MÍ! Tomaré este tiempo para dar una descripción más detallada de la cueva. Les contaré cómo era mientras trabajábamos en la cueva. Y resumiré nuestros sentimientos hasta este punto.

La cueva fue "descubierta" varias décadas atrás cuando la construcción en el área desenterró su entrada. Desde ese momento hasta el presente ha sido visitado por la mayoría de los lugareños en la zona y ávidos espeleólogos en la región. Las latas de cerveza se pueden encontrar intermitentemente en la cueva, principalmente en la mitad superior. Cuando la cueva fue ingresada por primera vez, probablemente fue hermosa. El polvo, el graffiti, los vándalos, las palomas y el uso regular han disminuido su atractivo. Todavía hay lugares en la cueva donde pequeñas formaciones permanecen inalteradas, como un recordatorio de cómo era el resto de la cueva.

Para entrar en la cueva uno debe tener una buena longitud de cuerda, para poder bajar en rappel hacia la roca. Un árbol cercano sirve como un buen punto de anclaje. Una vez que la cuerda está atada al árbol, a unos 20 pies de distancia de un pequeño acantilado, se puede arrojar sobre el borde del acantilado a una pequeña repisa 15 pies por debajo. Los espeleólogos pueden luego descender la corta distancia a la entrada. Una vez dentro de la cueva, se debe usar luz artificial. Mi fuente de luz de elección es una luz de casco montada a batería, conocida como Luz T.A.G. La espeleología segura requiere al menos dos fuentes de iluminación de respaldo. Para mi iluminación de respaldo, tengo una luz mini-mag montada en mi casco, y otra luz montada en el casco en mi paquete (que siempre llevo conmigo). También tengo varas fosforescentes que llevo conmigo. Algunos no las consideran buenas fuentes de luz de reserva, pero son buenas para tomarse el almuerzo. Y PODRÍAN usarse para salir de una cueva si las otras fuentes fallan.

Después de una escalada corta sobre rocas grandes, el espeleólogo llega a un pozo grande. La misma cuerda se usa para llegar al fondo del pozo. La caída es de solo 50 pies o menos, pero no es libre. En otras palabras, no puedes deslizarte directamente por la cuerda, lo cual es preferible. Debes atravesar rocas afiladas mientras desciendes. El ascenso se hace más difícil por la misma razón. El hoyo varía en diámetro de aproximadamente 10 pies, a 3 o 4 en algunos lugares. Las paredes están bordeadas por una roca blanca y afilada llamada palomitas de maíz. Permítanme corregir eso: solía ser blanco, pero ahora está cubierto de polvo y suciedad que fue derrumbado desde arriba por años de espeleología. Las palomitas hacen que sea doloroso arrastrarse contra el costado del pozo. Mi elección de ropa es Levi's, camiseta, guantes y rodilleras. Normalmente salgo de la cueva con algunos rasguños, pero al menos me siento cómodo mientras trepo por dentro. La temperatura es estable durante todo el año. Se siente fresco en el verano y cálido en el invierno. Hemos ido en días helados, y a 10 pies en la cueva está lo suficientemente caliente como para que no se necesiten abrigos. Es una buena temperatura para trabajar, como aprendimos.

Para esta reducción de tamaño usualmente uso un dispositivo descendente "figura 8". Para subir, me subo a la cuerda con un ascendente Petzl, pero trepo por mi cuenta sin usar el dispositivo. Está allí simplemente como un accesorio de seguridad, en caso de que resbale. Otros espeleólogos tienen sus propios métodos para bajar y subir. En la parte inferior de la caída, el espeleólogo puede arrastrarse por un tiempo. Hay una espacio pequeño, de unos 6X6 pies, en la parte inferior que le da al espeleólogo un lugar para dejar su arnés y su equipo descendente y ascendente. Como no hay más gotas pronunciadas, el arnés no es necesario ya que solo se interpondria en el camino.

Una vez que el espeleólogo se dirige al espacio de 6X6, puede tomar un descanso debajo de una repisa mientras el resto del grupo baja. Luego debe arrodillarse para sortear un paso de 10 pies de largo que tiene solo unos pocos pies de alto. Aquí es donde las rodilleras son útiles. El piso está cubierto con una suave suciedad, entremezclada con trozos de roca rota desde arriba. La fina capa de tierra no hace nada para suavizar el golpe en las manos y las rodillas a medida que el espeleólogo avanza por el espacio de arrastre. Como recompensa, al terminar de arrastrarse, se pone boca abajo y se desliza bajo un apretada cavidad. No es "realmente" apretado, solo algo lo suficientemente bajo como para hacer que el espeleólogo se deslice por la tierra.

Una vez que el espeleólogo se pone del otro lado del estrujamiento, hay unos pocos pies de espacio libre, luego la cueva se abre lo suficiente para pararse. Durante la mayor parte del resto de la cueva, el espeleólogo puede pararse, o al menos agacharse. La cueva se divide en varios pasajes en este punto. Dos rutas rodean rocas y grietas y llegan a abruptos callejones sin salida. Los otros dos conducen a pequeños charcos de agua. Cada ruta es divertida de explorar. Todos ellos conducen por un centenar de pies más o menos en una pendiente que gradualmente se va hacia abajo. La mayoría de las veces el espeleólogo puede caminar erguido en los pasadizos. Otras veces tendrá que trepar rocas grandes o ocasionalmente gatear sobre manos y rodillas.

El agua es una ocurrencia común en cuevas. Me han dicho que uno de los residentes locales fue una de las primeras personas en la cueva, y que su primo se zambulló en las piscinas con equipo SCUBA. Dijo que la cueva continuó bajando unos cientos de metros bajo el agua. Lo que estaban esperando, y lo que sucede con frecuencia, es que el pasaje aparece en otro lugar, con pasajes de cueva virgen para explorar.

Lamentablemente, no poseo el conocimiento para dar más detalles sobre los tipos de rocas en la cueva. Cuando estábamos perforando tendríamos algunas partes que eran más fáciles de perforar que otras. Y había diferentes colores en la roca (consulte la foto tomada en la cueva). Pero eso es lo mejor que puedo hacer para describir el aspecto de la cueva.

En cierto punto la cueva se divide en cuatro rutas, los dos pasajes de ese callejón sin salida se encuentran a la izquierda inmediata del espeleólogo. Justo al frente y a la derecha están los pasajes que conducen a los estanques de agua. La entrada al pasaje a la derecha es la más grande de las cuatro. La abertura arqueada se eleva a casi 10 pies en el aire, terminando a solo un pie debajo del techo de la cueva. A medida que el espeleólogo ingresa al pasadizo, el techo gradualmente baja hasta que tiene alrededor de seis pies de altura. Continúa a esta misma altura por los siguiente 40 pies en el que el pasaje continua en una dirección continua. Esta sección de la cueva se asemeja a una mina de roca dura. Su arco casi perfecto y el suelo es plano y fácil de caminar. Es fácil imaginar carros mineros oxidados en las líneas ferroviarias, y mineros cubiertos de polvo con las manos llenas de ampollas agarrando picos. La pseudo-mina llega a su fin y el espeleólogo se ve obligado una vez más a caminar sobre sus manos y rodillas y volver a familiarizarse con el piso de la cueva. Esta vez, el recorrido dura unos 20 pies. El piso se inclina suavemente hacia abajo durante la primera mitad del camino. Luego se pone bastante empinado y resbaladizo. Los espeleólogos con cuerpo aún pueden escalar con cuidado por la pendiente resbaladiza. Cuando voy con B, llevo el extremo de la cuerda que solíamos bajar hasta este punto. Por lo general, necesito atar otra cuerda corta a la primera cuerda para asegurarme de que pueda usarla para llegar al fondo. El recorrido dura unos pocos pies más allá del fondo de la inclinación. En los siguientes 10 a 12 pies, el espeleólogo comienza a recuperar lentamente su posición ergida.

Después de caminar unos pocos pies y descender un poco, el espeleólogo llega a una pequeña área llana que tiene un pasaje que baja inmediatamente hacia la izquierda. El pasaje termina 75 pies más tarde en uno de los pequeños cuerpos de agua. A la derecha hay una pared de roca. En línea recta, hay una muesca en la pared que se remonta aproximadamente a 3 pies. En la pared en la parte posterior de la sangría hay un pequeño agujero, del tamaño de una pelota de softball. Para acercarse al agujero, el espeleólogo se agacha bajo un saliente y se arrodilla sobre las rocas que se elevan por encima del piso unos centímetros. Para cuando el espeleólogo llega a este punto, está tibio o sudando y lo primero que nota es la brisa fresca que sopla desde el agujero. Fue mi reconocimiento de este agujero como una potencial puerta de acceso a partes inexploradas de la cueva lo que finalmente me llevó a contar mi experiencia.

Como ha sido mi tradición durante todos los años que he estado cavando, la sección llego a un punto en la cueva, generalmente en la parte más profunda de esta, donde todas la luz se extingue. La negrura completa llena los ojos. Por un momento, el espeleólogo debe ejerce presión sobre los músculos del ojo, centrándose dentro y fuera con la expectativa de atrapar una migaja de luz en algún lugar de la noche falsa. Después de varios momentos fútiles, el espeleólogo gira la cabeza hacia un sonido, tal vez otro espeleólogo, solo para que los otros sentidos regresen y luego aumenten. Los sonidos, olores y sentimientos que se han pasado por alto en este punto llegan corriendo al espeleólogo con todo detalle. El dolor de su propio trasero sentado en el piso de la cueva. El olor a polvo, sudor, guano. El sonido del material que se desplaza sobre la roca milenaria conforme el espeleólogo intenta encontrar consuelo en la sólida base. En la parte posterior de la mente de cada espeleólogo esta ese "¿Qué pasa si?". ¿Qué pasa si una persona TIENE que salir de la cueva sin luz? ¿Lo haría? ¿Encontraría todos los giros y curvas que lo llevaron a este lugar? Si no, ¿lo encontraría un grupo de rescate a tiempo?

La profundidad de la oscuridad reconocida en este momento es algo que rara vez se experimenta fuera de una cueva. Muchos espeleólogos primerizos declaran erróneamente que deben sostener su mano a una distancia de 2 o 3 pulgadas de su cara antes de que puedan verla. La verdad es que el ojo humano es incapaz de ver en ausencia de luz. Si no escuchaban algo que venía hacia ellos, lo sentirían antes de que lo vieran. COMPLETA y TOTAL oscuridad! Este ejercicio es una excelente manera de recordarle a las personas que deben llevar iluminación de respaldo.

A medida que procedíamos a trabajar en la cueva, desarrollamos un sistema bastante temprano y hubo pocos cambios en los viajes posteriores. La primera vez en la cueva B tomó el primer turno de astillado en la apertura. Después de aproximadamente media hora necesitaba un descanso, así que me hice cargo. Él me dijo lo qué funcionaba mejor y seguí haciendo lo mismo. Intentaríamos cosas nuevas de vez en cuando, para usar nuevos músculos, pero usualmente apegados al mismo método. Usamos la broca de albañilería y presionamos el taladro tan fuerte como pudimos y taladramos un agujero en la roca. Gafas de seguridad y máscaras antipolvo se usaron durante el trabajo. Luego insertamos el clavo y lo clavamos en la roca y sacamos pequeños trozos de la cueva. Luego perforaríamos otro agujero y repetimos el proceso. De vez en cuando, el taladro golpeaba un punto blando en la roca y ese paso se acortaba. Trabajaríamos hasta que estuviéramos demasiado cansados para continuar, entonces B y yo cambiabamos.

Mientras uno de nosotros estaba trabajando, el otro permanecía en la oscuridad y comía o bebía, o simplemente se acostaba en el suelo de la cueva, acolchado con bolsas de cuerda. Después de algunas rotaciones estábamos lo suficientemente cansados como para tomar una siesta mientras tomábamos nuestro descanso. La única luz que utilizamos fue la luz del casco en la cabeza del que trabajaba. Como apuntaba hacia el agujero, la persona que descansaba se quedaba en la oscuridad. Este fue un beneficio bienvenido, ya que la persona en reposo generalmente estaba, bueno, descansando. El descanso también fue una oportunidad para refrescarse un poco, lo que no llevó mucho tiempo en la temperatura más fría de la cueva. Afortunadamente, la temperatura de la cueva nos permitió trabajar bastante duro y no recalentarnos demasiado.

Recuerdo que con frecuencia miraba el agujero y pensaba: "Oye, es lo suficientemente grande. Creo que puedo pasar" solo para decepcionarme en mi intento. Sin embargo, incluso después del primer intento y fracaso, sabía que iba a seguir trabajando en el hoyo hasta que terminara. Esto a pesar del hecho de que sabía que tomaría muchas más horas de trabajo duro. En realidad, se convirtió en una obsesión para mi. Traté de salir a la cueva y trabajar tan a menudo como pude. Esperé que el pasaje condujera a una cueva más grande sin descubrir en la que seríamos los primeros en entrar. Supongo que el explorador en mí quería encontrar una nueva frontera allí en la cueva. Dado que B es un cavador tan ávido, se sintió motivado por el mismo deseo de encontrar una nueva cueva inexplorada. Lo que encontramos no fue para nada lo que esperaba…

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License