La Madre de las Serpientes

Es la primera Manifestación del Miedo a uno mismo, lo que somos, lo que nos hemos convertido y en lo que nos convertiremos. Ella es el miedo de mirarse en el espejo y odiar lo que uno ve. Cuando uno mira al espejo, ella está ahí, tratándo de hacer que su víctima camine hacia el otro lado del espejo con promesas de mejorarla. Sus Sirvientes, las Lilims, se dedican a buscar nuevas víctimas para ella. Ellas son todas mujeres que han caído en la tentación de las palabras de la Madre de las Serpientes y han sido bendecidas con colmillos, escamas y la habilidad de viajar por espejos. Ella prefiere estar detrás de los espejos y en su Dominio, el Jardín de la Desolación.

Otros nombres de la Madre de las Serpientes son: Abyzou, Asasara, Bloody Mary, la Tentadora Fría, el Espejo Negro, Deméter, Echidna, Glasp, la Dama de las Escamas Brillantes, Lamia, Lilith, el Espejo, Louhi, Todo lo Contrario Mary Mary, Mary del Espejo, Manzan Gurme, Medusa, la Reina Espejo, la Ama de los Espejos, la Madre de Todas las Lamentaciones, la Madre de Todas las Aguas, Naga Kanya, Princesa Nagi, la Reina de Espejos, la Salvación, Selobet, la Serpiente del Edén, la Madre Serpiente, Ella Quien Espera Detrás del Espejo, la Madre Sinuosa, Deslizadora, Speculum, la Tentación, Typhonia y la Tiranía de la Belleza.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License