I ≠ I

A la 1:26 fuimos once. Nosotros tres- el Retórico, el Lingüista y yo, el Lógico- deseamos suerte a los otros ocho y entramos al Dais en la bóveda de piedra húmeda debajo del antiguo Forum Romanum. Están uniformados, agarrando armas feas (sus cuchillos son afilados, sus agarres son firmes. ¿Realmente necesitan ocho para esto?), Sus mandíbulas apretadas detrás de viseras oscuras. Uno de los ocho nos asegura que todo estará bien. El Lingüista se preocupa, intimidado por su volumen. Parece estar a punto de hacer una pregunta, pero duda y pierde su oportunidad. El Retórico se queda (como un sapo) en la esquina, mirando. La fea puerta de metal pulido silba detrás de ellos.

Es inusual que estemos tan cerca del peligro, tan cerca de (la punta de la lanza) los hombres y mujeres con armas. Si el reclutamiento (forzado e involuntario) del Retórico y el Lingüista era algo parecido al mío (esperando solo en una cámara estéril hasta que un hombre con un rostro olvidable y un expediente inolvidable hizo una propuesta) se les prometió que sus vidas nunca estarian en peligro. Antes de esta ocasión, la organización parece haberse mantenido fiel a esa promesa.

A la 1:27 somos tres, solos con las luces parpadeantes de las cámaras en el techo, una pila de dieciocho vasos de papel y un termo industrial de café casi lleno. Mi mente todavía está nublada por haber sido despertado (órdenes gritadas, pisadas de botas en la escalera. Me necesitan una vez más) tan bruscamente. Echo un vistazo a la sesión informativa de tres páginas (grapas torcidas, escritas con caracteres difuminados) por quinta vez, sin aprender nada nuevo. Recortada está mi credencial de seguridad temporal, mi nombre se borra con una franja gruesa de marcador. Debajo está el "lógico." Es lo mismo para los otros dos. No se nos permite conocernos más allá de los códigos que alguien de la organización considera apropiado.

La lingüista está jugando preocupada con su chal, revoloteando sobre la cámara. Parece preocupada por las paredes, tocándolas con manos de araña. A la 1:02, exclamó con alegría ante la perspectiva de ver el Foro, pero ese entusiasmo se ha ido. Este es mi primer encuentro con ella. Le dio la mano a las 12: 55- suavemente, un toque ligero, y tropezó con su propio nombre, autocensurándose (justo a tiempo).

El Retórico se alza en su rincón. Es un hombre grande con ojos pequeños, enfocado (abalorio) en un punto específico en el piso, aproximadamente a un metro de la punta de mi izquierda (negro, desgastado, atado apresuradamente mientras parpadeaba el sueño de mis ojos). Sé su nombre real, pero no lo dignificaré ni irritaré a la organización que nos trajo aquí al recordarlo. Hemos trabajado juntos anteriormente en varios otros proyectos (¿Inusual? ¿Sobrenatural? ¿Prohibido?). Lo respeto profesionalmente, pero él sigue siendo un sapo, hinchado con su propia importancia.

A las 4:25, el termo está vacío de su líquido marrón amargo y tres tazas desechadas yacen esparcidas. He encontrado un patrón en el parpadeo de las luces de la cámara y lo rastro de forma ociosa. Corredor norte latido latido corredor sur corredor occidental latido corredor oriental latido latido corredor norte repetir ad infinitem. Aquellos con un talento para el juego de palabras inteligente me han dicho que he sido bendecido con una (sobre) abundancia de paciencia. Eso puede ser cierto.

A las 4:26 se abre la puerta de metal y ahora somos ocho en la sala. Nosotros tres: el Retórico (palidecimiento), el Lingüista (jadeando) y yo, el Lógico (desconcertado), nos hacemos a un lado como los cinco pasos restantes fuera del Dais. Les faltan tres. Ninguno de ellos está herido, pero sus cascos están ausentes (ojos fijos, gotas de sudor cayendo, y el sonido irregular de respiraciones desiguales y exhaustas) y se tambalean, caminando dormidos.

"Dios mío", retumba el Retórico, todo ronco. "¿Qué pasó allí?"

Una de los ocho- correccion, los cinco, da un gesto tembloroso que podría ser la resignación o una onda irónica. Su expresión es ilegible. Habla en voz baja, hueca.

"El Dais está claro. Buena suerte."

A las 4:27 han dejado la habitación, dejando atrás los ecos de los tres desaparecidos. ¿Que pasó? Las preguntas no sonadas suenan ensordecedoramente.

Suavemente, el lingüista: "¿Debemos ir?"

La puerta sigue abierta. El Dais (Llamadas. Aullidos. Rugidos. Susurros.) Merece más investigación.

El Retórico, sin vacilar, da un paso adelante. Yo sigo. El Lingüista se entrecierra y se une a nosotros, la puerta silbando detrás de nosotros.

Recuerdo el informe: los Dais (todos ellos usan la letra mayúscula) es una cámara circular, de 10 metros de ancho. Las paredes son de mármol italiano de origen local, ligeramente más nuevas que el resto del Foro. El piso es-

"Hermoso", jadea el lingüista, con los ojos muy abiertos. Estamos iluminados desde abajo por el mosaico (verde, azul, rojo, brillantes en el resplandor de las luces artificiales que han creado). No tiene patrón discernible. La luz hace que me duelan los ojos. En el centro de la habitación, una tribuna baja, un duplicado de la que está en el Foro en ruinas, varias docenas de metros por encima de nuestras cabezas. Es hora de empezar.

Saqué una bola de calabaza de goma de mi bolsillo, donde la coloqué a la 1:11. El Retórico y el Lingüista lo miran, luego me miran a mí.

"¿Y bien?", Retumba el retórico. "Acabemos con esto."

El Lingüista vacila. "¿Estás seguro de que sabes lo que estas-?"

Respiro profundamente, el contenido de la sesión informativa se grabó en mi mente. A debería ser igual a A, pero no aquí. A es similar a B, y B es similar a C, por lo tanto, C es similar a A, no es cierto, pero aquí no. No hay forma de saberlo con certeza sin probarlos. Las Tautologías primero.

"Esta bola", digo, "es una esfera."

El Retórico (mojado y pegajoso) hace un ruido áspero de asfixia, con los ojos hinchados. El Lingüista (reseco y esbelto) solloza con incredulidad. Parpadeo.

La bola (pero eso es imposible) ya no es esférica. La pelota es redonda. Las esferas son redondas. El balón es (no estaban mintiendo) ya no es esférica. Esto, entonces, es el Dais.

Antes de que puedan decir más, continúo. Ahora es el momento de los silogismos.

"Esta pelota", digo, "se usa para jugar deportes con raquetas. Un pajarito de bádminton se usa para jugar deportes con raquetas. Esta pelota es un pajarito de bádminton."

Parpadeo de nuevo ante la cosa en mi mano, que es simultáneamente un pajarito de bádminton y una pelota y ninguno. No es esférica. A pesar de mí mismo, estoy intrigado.

El Retórico lo arrebata de mi mano, dándole vueltas una y otra vez.

"Mirarías eso. Mirarías eso. Es increíble. Imposible. Indescriptible. Dios mío. Imagina lo que esta habitación podría lograr, dadas las construcciones lógicas correctas."

Lo empuja hacia el Lingüista, que retrocede.

"P-por favor, no. Realmente preferiría que no. ¿Podemos simplemente tomar todo y terminar con eso?"

Frunce el ceño (no quiere detenerse), pero, con las narices enrojecidas, proclama…

"Este pajarito de bádminton se usa para jugar un deporte de raqueta. Una pelota de squash se usa para jugar un deporte de raqueta. Por lo tanto, este pajarito de bádminton es una pelota de squash."

Y una vez más está (agarrando su agarre húmedo y grasiento) en posesión de la pelota. Es un balon. No es esférico.

"Esta bola no es esférica", le digo. Afortunadamente, estoy equivocado.

Mientras el Lingüista se desploma, la tensión desaparece, miro mi reloj. Son las 4:28. Ella nos mira.

"Es reversible, entonces. Muy bien."

El retórico lanza la pelota al aire.

"Todo volvió a la normalidad, así que estamos bien", dice el Lingüista.

Una oleada de pánico animal crudo pasa a través de mí (oh no oh oh oh no) mientras mis pensamientos separan su declaración. Todo ha vuelto a la normalidad, por lo tanto estamos bien. Porque estamos bien, todo debe volver a la normalidad. Tautología. No estamos bien. Nada es normal.

Mis ojos se mueven rápidamente hacia la pelota (pajarita). Todavía no ha bajado. Es un parche de color distorsionado en el aire. No estamos bien. El Retórico se pone una mano en la boca.

"¿Qué dijiste?"

Los ojos del Lingüista también están en donde estaba la pelota.

"No es real", murmura ella. "Es solo una construcción lógica falsa. Es una ilusión. No es real."

El retórico se pone rojo (hinchado de rabia) y da un paso amenazador hacia ella.

"¿Te das cuenta de lo que has hecho?", Ruge. "¡Estás cometiendo un idiotez!"

Ella se acobarda, tambaleándose hacia atrás. Siento que debería estar interviniendo.

"Espera," ella protesta. "¿Qué hice? ¡Acaba de desaparecer!

"¡Lo dijiste! Usted declaró que todo es normal Lo hiciste falso. ¡Está en nuestras cabezas, es lo suficientemente real! "

Otro paso en falso, pero él no se ha dado cuenta. Me balanceo sobre mis pies mientras mi mente se esfuerza por entender. Es real porque está en nuestras cabezas. Está en nuestras cabezas porque es real. Si no fuera por Descartes, no sería un problema, pero todos hemos recibido una educación clásica (sofocada, inútil). Cogito ergo sum es evidente para nosotros. Tautología. Está en nuestras cabezas. No es real. ¿Pero, qué es esto? ¿La pelota?

No hay pelota. No hay decoloración. Me preocupa que nunca haya habido.

"Tal vez", digo lentamente, eligiendo mis palabras, "esto es lo que le sucedió a los tres que faltan."

Él me rodea. Todavía no ha notado que el balón se ha ido.

"¿Disculpa?"

Él hace que la palabra disculpa suene obscena. Hay una mirada (furia porcina) en su ojo que no me gusta.

"El ocho. Entraron en el Dais para normalizarlo y hacerlo adecuado para nuestro uso. ¿Tal vez provocaron accidentalmente una o más contradicciones lógicas en el proceso?"

El Lingüista entiende. Ella ha notado la ausencia de la pelota.

"¿Ellos- se razonaron a sí mismos fuera de la existencia, entonces? Esto no fue lo que nos informaron.”

El Retórico se burla.

"'Razonado fuera de'- absurdo. Sabemos a ciencia cierta que este lugar solo afecta la mente. Es una falacia de la percepción, no una especie de anomalía espacial."

Señalo donde estaba la pelota. Sus ojos siguen mi dedo, luego se ensanchan. Él niega con la cabeza (como si alejara una nube de moscas) en negación.

"Ridículo. Una ilusión, nada más. La pelota sigue existiendo."

Me lame los labios. Debo ser prudente y evitar una afirmación lógica.

"Si el balón es real, ¿significa eso que no está en nuestras cabezas?"

"¿Qué diablos se supone que significa eso?"

"La realidad de la pelota ahora está asegurada, pero ya no existe dentro de nuestras cabezas. Nuestras mentes. ¿Dónde está?"

Frunce el ceño, confundido. No puedo confiar en que se mantenga sensato.

"¿Estás implicando que yo-?"

Entonces la realización lo golpea.

"La pelota es real. Pero no existe en nuestras mentes. Es…es incognoscible. Casi…pero eso no podría estar bien. Eso significaría que…"

El Lingüista llega a entenderlo menos de un segundo antes que yo. La pelota es lo incognoscible. Lo divino es lo incognoscible. Ella se apresura al retórico, gritando una advertencia sin palabras. Estoy agradecido por su rápida reacción. Pero está perdido en el pensamiento (ofensivo) y no se da cuenta.

"La bola debe ser Divina, entonces."

A es igual a B. B es igual a C. C debe ser igual a A. En el Dais, esto siempre es cierto.

Mi reloj se detiene. A las 4:30 somos cuatro: el Retórico (mudo), el Lingüista (sordos), yo, el Lógico (ciego), y Eso.

Es todo y es Uno.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License