Escritos y Literatura

La entidad conocida como Slenderman ha sido mencionada en muchos poemas e historias a lo largo de los siglos. Una de las primeras menciones conocidas del ser proviene del vidente del Siglo XVI Nostradamus. Varias de sus profecías parecen mencionar un ser inquietantemente similar al de Slenderman.

II 9:
Nueve años, el magro mantendrá el reino en paz,
Entonces caerá en una sed muy sangrienta:
Por su causa, un gran pueblo morirá sin fe y sin ley
Asesinado por uno mucho más bondadoso.

II 10:
Antes de que pase todo se establecerá en orden,
Esperaremos un siglo muy siniestro,
El estado de los enmascarados y solitarios cambió mucho,
Pocos serán encontrados que quieran estar en su lugar.

V 24:
Debajo de la tierra sagrada de un alma se escuchó la débil voz,
Llama humana vista para brillar como divina:
Hará que la tierra se manche con la sangre de los monjes,
Y destruir los santos templos para los impuros.

IV 25:
Cuerpos elevados infinitamente visibles a la vista
Por estas razones, llegarán a oscurecer:
Cuerpo, frente incluida, sentido y cabeza invisible,
Disminuyendo las oraciones sagradas.

VIII 81:
El nuevo imperio en la desolación
será cambiado desde el Polo Norte.
Desde Sicilia vendrá tal problema que
molestará a la empresa tributaria de Felipe.

VIII 82:
Delgado, alto y seco, jugando al buen ayuda de cámara
al final no tendrá nada más que su despido;
veneno agudo y letras en su cuello,
será confiscado escapando al peligro.

XI 19:
Seiscientos cinco, seiscientos seis y siete,
Nos mostrará hasta el año diecisiete,
La ira, el odio y los celos del incendiario,
Durante un tiempo suficientemente largo escondido debajo del olivo,
El cocodrilo se ha escondido en la tierra,
Lo que estaba muerto entonces estará vivo.

XI 20:
Él que muchas veces tiene
Sostenía la jaula y luego el bosque,
Él volverá al primer estado
Su vida segura poco después de partir,
Aún sin saber cómo saber,
Él buscará un sujeto para morir.


Otra mención temprana de la criatura proviene de una vieja canción popular alemana, "Schlankwald". El traductor no se pudo encontrar para hacer comentarios.

Schlankwald
por: Desconocido
Traducido por: James Rossi

Dicen que los monstruos vienen solo por la noche,
Esa luz los alejará.
Pero no todas las criaturas siguen esta regla,
La seguridad no es segura durante el día.

Él se esconde en los márgenes de su visión,
Breves vislumbres de lo distorsionado.
Él se desliza y se retuerce detrás de tus ojos,
Alcanzando por ti, las extremidades se contorsionaron.

Antes de que te des cuenta de tus hijos,
Y ahora ha llegado a ti.
Su aliento es opresivo, su presencia ácida,
Siente que la pena es indebida.

De repente, atrapado en su agarre tan apretado,
Luchas por liberarte.
Él se ríe y él gorgotea y él chilla de alegría
Él gira la cabeza para que tú lo veas.

Tus hijos lloran aunque les quiten los ojos,
Se colapsan, quietos y en silencio.
Sus brazos y piernas se doblan tirando de ti más cerca,
Los ojos del hombre son oscuros y violentos.

Golpea y corta, tu piel se abre,
Tu alma es débil para resistir.
Esto no debería haber sucedido, si solo hubieras escuchado,
Nunca vayas a su bosque.


Lo siguiente fue escrito por el filósofo Nathaniel V. en sus escritos Las Observaciones. El período de tiempo de su carrera está bajo mucho debate, ya que no se sabe mucho de él en general. Incluso la 'V' en su nombre no se sabe con seguridad que sea una letra o un número romano.

Sobre las Expresiones de los que Están Afuera

He mencionado el Exterior y las Cosas que pululan en torno a nuestra frágil existencia, sin darnos cuenta.
He mencionado que algunos hombres, tontos sobre todo, buscan calcular los ángulos y las fórmulas necesarios para darse a conocer.
¿Qué hay de un éxito?
Si un tonto pudiese espiar en estos lugares imposibles y mantener su cordura, ¿qué ganaría?
Probablemente no ganaría nada, pero lo perdería todo.
Un mero roce de la mejilla de una cosa externa consumiría toda forma de carne y toda forma mental, dando a luz una abominación de semblante y sabiduría alienígena.
Una mirada directa destruiría a ese hombre por completo, añadiendo su esencia al Exterior y dispersándolo a través del espacio-tiempo.
No nos importa esa destrucción. Es lo mejor para sacar a esos tontos de la realidad.
¿Qué hay de los cambiados? ¿El transformado?
¿Un hombre se convertiría para bien o para mal? No. Estos términos son etiquetas para el comportamiento humano. ¿Consideramos que un león es malo por atrapar a su presa, incluso si esa presa es un hombre?
No. Tenemos un conjunto diferente de expectativas y valores morales para un animal, asi como debemos mantener un conjunto diferente con un Transformado.
Tal hombre transformado existiría entre nosotros, pero no más de nosotros. Su apariencia puede ser humana o meramente humana, pero sus formas de pensamiento son ininteligibles.
El hombre alto con la cara ensombrecida que choca contigo en el mercado, el niño risueño que te señala cuando pasas, la mujer susurrante que despierta tu interés pero desaparece antes de que siquiera captes su nombre.
Pero estos son humanos, ¿sí? Quizás.
¿Qué hay de la oscuridad líquida que se acumula en rincones oscuros y se da peso, observándote con ojos pálidos y dientes relucientes, transformándose como una cobra, alcanzando lentamente desde atrás con tentáculos de masa etérea frígida?
¿Qué pasa con el reflejo en el espejo que se retrasa o el movimiento visto en un lado pero no en el otro?
¿Qué hay de las pesadillas que plagan incluso al mago versado en tales cosas?
Un mago sabio evitaría a un hombre Transformado cuando sea posible.
Si un mago debe enfrentarse a un hombre Transformado, toda la lógica, el honor y la equidad deben abandonarse. El Transformado no sigue ninguna regla que pueda ser conocida por los hombres.
Descifrarlos es arriesgarse a ser uno de ellos.


El siguiente fragmento fue tomado del libro British Myths, Legends and Unsolved Tales por Jean Adair, quien según los informes murió en circunstancias misteriosas dos años después de que el libro fuera publicado.

En el invierno de 1809, la ciudad industrial inglesa de Blackburn, Lancashire, fue víctima de una serie de desapariciones de niños. En el transcurso de varios meses, 12 niños desaparecieron de sus hogares y las autoridades montaron una búsqueda en el (entonces) denso campo y tierras de cultivo. La única evidencia encontrada fue de varias docenas de árboles desarraigados, sin un patrón discernible en este camino. Se culpa al clima adverso por el desarraigo.

Durante su investigación, la madre de uno de los niños, Joanne Cowling, informó haber visto a un hombre bien vestido, inusualmente alto y demacrado en el área alrededor de su casa durante varias noches antes de la desaparición del joven Cowling. Las investigaciones sobre la escena del secuestro no arrojaron rastros de juego sucio.

El 1 de Diciembre de ese año, un granjero local, Paul Henshall, informa haber visto el cuerpo de un niño colgando de un árbol en su jardín. La policía es convocada a la escena pero no encuentra ningún cuerpo ni evidencia que respalde el reclamo de Henshall. Él es interrogado y liberado poco después sin evidencia contra su nombre.

Cuando cualquier evidencia o indicación sobre la ubicación de los niños no había aparecido para el verano siguiente, el ritmo de la investigación (y el interés local en ello) comenzó a disminuir a medida que el interés de la ciudad comenzó a girar hacia la presencia industrial cada vez mayor. Todos los niños son declarados muertos.

No es hasta 1856 que el caso da el siguiente paso adelante. Durante el paisajismo de Corporation Park (ahora el principal parque formal en Blackburn), los trabajadores descubrieron una madriguera con esqueletos incompletos de 11 niños pequeños adentro. Un trabajador (Nathan Kay, residente de Accrington y cazador recreativo) describió el interior de la cavidad como una madriguera de un animal utilizada para la hibernación. Parecía haber sido recientemente desocupado.

Sin embargo, el descubrimiento espantoso fue ampliamente ignorado por los medios locales con un esfuerzo concertado para no empañar la apertura de la nueva área recreativa.

A los esqueletos les faltaba su mano izquierda y la segunda y tercera costillas en el lado derecho de la caja torácica. A varios de ellos también les faltaba el húmero y la escápula izquierda. La causa exacta de la muerte y la razón para la eliminación precisa de ciertas partes del cuerpo nunca se ha determinado, aunque una forma de asesinato ritual y práctica es una de las muchas teorías oficiales transmitidas. La ubicación del esqueleto #12 hasta el día de hoy sigue siendo un misterio. (Jean Adair, 1989:117)

Adair, J. (1989) British Myths, Legends and Unsolved Tales, London: Pan Books.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License