El Bosque Wilhelm
Wood

Tambien llamado el Bosque Caminante es un bosque maldito que cosecha las almas de aquellos que se pierden en el. Su entrada está marcada en lugares malditos alrededor del mundo ya sea por adevertencias o señales como por ejemplo grafitis en paredes. No es raro que estos lugares estén relacionados con historias de brujería y ocurran constantes desastres anormales.

Quedarse perdido en este bosque forza a la víctima a emprender un viaje de amanecer espiritual. Los viajeros deben enfrentar manifestaciones sobrenaturales de sus miedos y deseos, siendo difícil distinguir la línea entre una alucinación y una encarnación. La naturaleza de los encuentros son subjetivos a qué clase de persona uno es y qué clase de persona quiere se quiere ser.

Las personas benévolas vuelven fuertes y las personas buenas resuelven su conflicto interior. Los egoístas se quedan perdidos por siempre y si logran salir se quedan el resto de su vida con el recuerdo de los horrores que enfrentaron. Los depravados nunca salen del bosque con vida. Los verdaderamente inocentes nunca llegan a saber el la existencia de este bosque jamás.


Localidades Notables en el Bosque Wilhelm

  • El Bosque Frío: Es el área más explorada. Se compone de muchos tipos de árboles que están fuera de lugar, muchos de los cuales están sin hojas o muertos. Naturalmente, el lugar está a menudo cubierto por una niebla espesa. El bosque opera en un peculiar ciclo diurno y nocturno. El clima puede cambiar en un instante, y la posición del sol a menudo cambia bajo la cubierta de nubes de tormenta (por ejemplo, la puesta de sol en el norte). Las brújulas también son inútiles aquí. Es el hogar de un misterioso grupo de desconocidos mudos conocidos solo como los Extraños. Se rumorea que son manifestaciones del Bosque Wilhelm o psicopompos, y siempre están vestidos con túnicas negras o abrigos y máscaras de animales. Cuando no están rezando, bailando o deambulando por el bosque, generalmente permanecen inmóviles, observando los movimientos de las personas. Seguirán a la gente si se lo permiten y, a veces incluso dejan que los extraños bailen con ellos. Al igual que los Extraños, esta zona del bosque es completamente silenciosa: no hay insectos, pájaros ni ningún otro animal que se pueda ver en cualquier lugar por millas. Los Extraños tampoco se dan a conocer. Uno puede vagar por el valle vacío durante horas y nunca encontrar nada más que kilómetros de árboles. Una sensación de abandono flota en el aire.
  • El Pantano: Es un gran bosque que se desplaza y gira. Un individuo podría caminar por el mismo conjunto de rocas y árboles durante horas antes de que la desesperación le llegue. Dependiendo de cuán bien reaccione uno a las visiones que seguramente tenga, o simplemente si tiene mala suerte, termina encontrando el Pantano. Está en el centro de Bosque Wilhelm y está vivo. Todo tipo de bichos y lagartijas monstruosos se pueden encontrar por aquí. El Pantano está peligrosamente cerca de una cueva que conduce a las Cuevas del Mal.
  • Los Restos Congelados: Como su nombre lo indica, siempre está nevando en este lugar, aunque curiosamente no es insoportablemente frío. Esto depende en gran medida de cómo sea la persona que ingresa, ya que las personas con historias oscuras o malas intenciones sentirán todo el peso del clima, mientras que las personas inocentes no se verán afectadas en su mayoría. Dispersos a lo largo de este paisaje nevado hay antiguas ruinas de piedra de diferentes períodos de tiempo y líneas de tiempo. La extensión de los desechos es enorme, una gran llanura plana de nieve y la ocasional polilla. Uno podría encontrarse con El Escarabajo Loco aquí, un escarabajo gigantesco que deambula estúpidamente por las ruinas en busca de un amor que olvidó. En su mayoría habla en acertijos, pero es probablemente la criatura más benigna con la que cualquiera puede toparse, a menos que sea totalmente atroz. Intentará sinceramente ayudar a los viajeros a encontrar su camino a casa, pero confundirá los hechos y divagará sobre tangentes inútiles antes de volver a hablar y cantando tonterías. Los Extraños nunca aparece en su presencia.
  • Las Cuevas del Mal: Es el lugar más peligroso del Bosque Wilhelm. Es una serie de cavernas subterráneas llenas de monstruos sin nombre que pueden o no ser reales. Si un viajero sale indemne de las Cuevas, encontrará el Templo de la Carne, una estructura perturbadora hecha de la carne, los huesos y los órganos combinados de varias especies. Es a la vez una prisión y una puerta de acceso a otra dimensión más horrible cuya naturaleza está envuelta en el misterio. Está protegido por un guardián de umbral para garantizar que el reino más allá nunca se libere. Se dice que esta dimensión es el hogar de un dios nefasto que vive en la oscuridad más allá de las estrellas, completamente ajeno a nuestro universo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License