Daemons
Daemon

Son una raza de creaturas malévolas que residen en El Infierno Rojo, pero son capaces de viajar a la Tierra a través de rituales de invocación o posesión. Ellos son las creaturas más violentas de la existencia, viendo a otras formas de vida como inferiores a ellos. Actualmente se encuentran atrapados en su dimensión nativa y planea invadir la Tierra para colonizarla y convertirla en un nuevo infierno para ellos.

Historia

Los Daemons del Infierno Rojo son gobernados por una monarquía imperialista compuesta por una larga línea de sangre de guerreros de los que se cree son descendientes del legendario dios de la guerra Vazdite. Los amos de más altos rangos son informalmente referidos como el Círculo Escarlata por los Daemons de clase baja y son guiados por su más poderoso miembro, Namysmer. Cualquiera que sostenga este título es adorado como un dios pero también están bajo constantes intentos de asesinato y golpes militares debido a los otros Daemons queriendo demostrar quien es el verdadero heredero. Esto cambio dramáticamente cuando Xanviezihr, la actual Namysmer, usurpó el trono de su padre, Me y comenzó a reconstruir el reino. Con la ayuda de su consejera y tía Breezal, ideó un plan para engañar a los Señores Daemon para que entraran en guerra al enmarcar a sus hermanos y hermanas por el asesinato del Archiduque de Succubi y la Reina de las Gárgolas. Al final de la guerra, todos sus oponentes fueron asesinados o desterrados del Infierno Rojo. Los restantes nueve señores leales a ella durante la guerra fueron recompensados ​​con sus propios reinos y un puesto en el Círculo Carmesí.

Cuando el Motorista Sangriento reclamó la propiedad del Infierno Rojo, la mayoría de la población Daemon no tomó su reinado en serio. Miles de otros aspirantes a conquistadores fueron fácilmente derrotados y humillados a lo largo de la larga historia de su especie, por lo que asumieron que con el no sería diferente. Como tal, el Imperio originalmente consideró que su rivalidad unilateral contra ellos era humorística y consideró que su participación en los asuntos de los Daemons era intrascendente. Sin embargo, a medida que Damien se hizo más poderoso y obtuvo más apoyo, el Imperio Daemon comenzó a verlo como una amenaza legítima. Algunos Daemons incluso decidieron unirse al lado del Motorista Sangriento para que este tomara el poder y ejecutara a los Señores Daemon. En respuesta a esta nueva rebelión, Xanviezihr reunió un escuadrón de élite formado por guerreros dirigidos por Halzuhr el Jefe de la Sala, su verdugo más confiable, para eliminar la rebelión antes de queniniciaran una rebelión.


Sociedad

Los Daemons son una raza altamente religiosa propensa al fanatismo e intolerante hacia otras religiones, declarando la guerra a todas las especies que van en contra de sus dioses. Los Deemons creen en una amplia variedad de dioses, pero solo adoran a uno en particular: Vazdite, el dios de la guerra, la invasión, la ira, la fuerza y ​​la venganza. Como la deidad principal de su religión, hay varios templos dedicados a venerar a Vazdite. A pesar de su devoción a su dios, los Daemons raramente le rezan a Vazdite, ya que muchos lo ven como un signo de debilidad y creen que eso los llevará a su derrota en la batalla.


Mitología

Según la mitología de los Daemon, el Infierno Rojo fue una vez un vacío abstracto donde los pensamientos y la realidad eran uno solo. Desprovista de cualquier vida sensible, la influencia de los espíritus incorpóreos que habitaron el reino inmaterial fue intrascendente en el mejor de los casos, produciendo pequeños cambios que duraron apenas unos segundos. Todo esto cambió cuando una voz misteriosa emitió un galimatías incomprensible, que pronto se transformó en complejos chillidos y gemidos. El contenido de estas "canciones" está perdido en el tiempo, pero ahora se llama el Lamento del Arconte un grito de batalla tan hermoso y lleno de tanta pasión que creó las propiedades físicas del mismo infierno. El cielo rojo y los pozos grandes fueron los primeros, seguidos por el suelo, las montañas y las grandes estructuras hechas de hueso. Luego, un gran manto de humo envolvió al mundo entero y comenzó a consumir todo lo que encontró, sin escatimar nada en su camino. En este punto, quinientas cadenas se envolvieron alrededor de esta bestia incontrolable y cuatro poderosos Oni la arrastraron hacia abajo. Luego comenzaron a empalarlo con todas las armas imaginables para incapacitarlo y cosieron cuero a la bestia, dándole una forma física. Una vez que la tarea estuvo terminada, el monstruo se soltó y aplastó a los Oni hasta que no fueron más que una pulpa carbonizada de carne y músculo. Con eso, nacio el Infierno Rojo y su dios patrono de la guerra Vazdite.

Mientras que las Lamentacion del Arconte parecía estar terminada, esto no podría estar más lejos de la verdad. La canción todavía se hizo eco a través del Infierno Rojo, influyendo dentro de todas las criaturas vivientes. Se dice que si la canción alguna vez se detiene, incluso por un momento, el mundo entero dejará de existir y volverá a la nada primordial. Supuestamente, lo único que impide que esto suceda es el sufrimiento colectivo de toda la vida sensible en el universo conocido. Como tal, la mayoría de los Daemons creen que es su sagrado deber difundir más violencia, desastres y muerte a través de sus innumerables guerras para garantizar la existencia continua de su dimensión hogareña mientras sigan respirando.

Momentos después de la creación de Vazdite, la sangre de los cuatro Oni se combinó en una sola masa y se hundió en las profundidades del suelo hasta que llegó al núcleo interno del Infierno Rojo. Después de nueve días de incubación, la diosa de la fertilidad Ypasis terminó de construir un cuerpo para ella. Se dice que es la primera y más grande súcubo de la historia, Ypasis es considerada la madre de todos los Daemons y es capaz de dar a luz ejércitos enteros de estos en cuestión de días. Uno de los incidentes más famosos de esto ocurrido en la mitología Daemon era una vieja leyenda en la cual ella quedó "impregnada" del sol más grande del Infierno Rojo con su esencia, lo que llevó a la creación de miles de millones de Daemons en un solo mes. Se dice que representa la tentación y el hedonismo en todas sus formas, ya que su misma aura puede conducir a los seres mortales a romper en frenesíes incontrolables, forzando incluso a los Daemons más fuertes a satisfacer sus necesidades más primitivas.

A pesar de su gran importancia para la leyenda de lls Daemon, Ypasis aparece muy poco en las historias, a menudo se menciona muy brevemente en cualquier cosa que no la tenga como el personaje central. Una razón para esto podría ser su supuesta desaparición en el Infierno Rojo hace diez mil años. La causa de su ausencia ha variado, desde que ella fue asesinada y canibalizada por su hijo mayor, Pan, hasta ascender a un plano superior de existencia. Independientemente de la teoría a la que se crea, se cree ampliamente que Ypasis regresará en el momento en que sus hijos más la necesiten.


El Círculo Carmesí

Son los Señores Daemon de mayor rango y más poderosos que existen en el Infierno Rojo. Mientras que algunos humanos pueden convocar o hablar con otros Daemond de forma segura, conjurar a los miembros del Círculo Carmesí se considera increíblemente tonto, y pocos lo han hecho y sobrevivido. El Círculo Carmesí es capaz de atravesar virtualmente cualquier sello destinado a contener su poder, y son aparentemente tan poderosos como los Fears. Hay diez de ellos en total, incluida la reina de todos los Daemons en el Infierno Rojo: Xanviezihr, la Insaciable.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License