Centenar de Bocas

La brisa del campo le golpeo en el rostro, molesto se incorporo rapidamente. No habia ningun cambio en el paisaje, la misma llanura cubierta por un pastizal amarillo seguia ahi, como si no se hubieran movido durante todo el trayecto, lo cual, de haber sido cierto, hubiese sido una gran molestia para el.

"Juan, no hemos llegado aun, vuelve a dormir", escucho, se volteo para encarar los ojos medio cerrados de su compañero, quien casi de inmediato, volvio a su posicion anterior.

Gruño de fastidio, le molestaba mucho que se dirigieran a el con ese nombre, algo que era una verguenza para el, como alumno de elite de la Universidad. Haber nacido en la edad dorada de los Estados Unidos, creerse un ciudadano, pero su propio acento, completamente marcado, como el tono canela de su piel, lo desmentia por completo.

Luego, soportar innumerables burlas durante su juventud, hasta que llego a ellos, a la Unversidad, que al observar sus talentos, lo habia admitido sin siquiera tener que haber estudiado para los tediosos y largos examenes que se le aplicaban a los que buscaban ser admitidos, de los cuales, la decima parte, con suerte, aprobaria y lograria entrar a la prestigiosa institucion.

Ahi, se dio cuenta de que el manejo y estudio de objetos de procedencia desconocida y misteriosa era lo que definitivamente le atraia y no solo eso, tambien destacaba en esa materia, muy por encima de los demas estudiantes. Lo que lo llevo a entrar a la elite y al consejo de alumnos, casi al grado de obtener un escaño en la asamblea general, pero por desgracia, habia sido superado por Andrew Jackson, de la Division Informatica, quien lo superaba tanto en popularidad como en Promedio Academico. Rechino los dientes de rabia, si tan solo se hubiese concentrado mas, lo hubiese logrado, pero despues de unos segundos, analizo con calma la situacion.

Si, era lo mejor, este encargo podia resultar muy util, dependiendo de las cirscunstancias, si regresaba con las ordenes cumplidas, la cantidad de creditos que podia llegar a ganar podria llegar a ser exorbitante.

Si, eso era lo que queria, solo debia ser paciente.Se acomodo de una manera mucho mas comoda en el asiento y espero, minutos, horas, no sabia cuanto tiempo , las matematicas nunca habian sido su fuerte , lo cual era una verdadera lastima , en opinion de su amigo Ludwig, quien era justo el saco de huesos que dormitaba en la esquina del compartimiento.

Un chico algo bajo para su edad, que rondaba por los 22-23 años, quien seguramente, los profesores y el Consejo de Alumnos habian decidido enviar no solo por sus notorias habilidades con los numeros, sino que tambien para que tomara algo de sol, pues la clara epidermis de su piel, era sin duda, preocupante.

El ya habia tratado de convencerlo de que se asoleara un poco, siempre con la misma rotunda respuesta , pero segura, completamente segura , incluso con esa cara de embaucador , era dificil tomarlo en serio, pues el unico rasgo destacable en el, eran sus ojos, que permanecia cerrados como rendijas, como si quisieran impedir el paso de la luz del sol a traves de ellos.

Michael aun seguia sin entender como diantres se las arreglaba para ver, porque una persona normal, por mucho que haya tratado de mantener los oos cerrados por mucho tiempo, al final siempre los termina abriendo, pero Ludwig nunca, o al menos, nuca habia oido de que los hubiera abierto alguna vez.

Pero quizas lo mas increible, era que incluso caminaba en los largos pasillos de la Facultad de Matematicas y de el Campus de la misma manera, sin nigun problema para conducirse, cuando le pregunto como lo hacia a Ludwig, este sonrio y le respondio.

"Matematicas, simples calculos"

Lo cual era algo de esperarse de un sujeto que raras veces salia de un cubiculo lleno de pizarras plagadas de cientas de operaciones, no era nada raro que los conserjes o uno de los prefectos se lo encontrara ahi de noche, cuando todos los demas estudiantes se encontraban en sus camas.

Michael se quedo mirando a la lejania por la ventana, mas alla, el sol se ocultaba tras las dos montañas, mucho mas mayores que el resto.

"Iztaccihuatl y Popocatepetl"

Los dos volcanes sagrados, un centro de culto para los antiguos pobladores de la region, la epoca prehispanica, quizas una de las pocas cosas que le llamaban la atencion de el pais del que tenia ascendencia.

Pero en esos momentos, su atencion estaba enfocada en otro tema, tal vez de la misma rama o tal vez no…

Recordo bien la conversacion que habia tenido con el Rector antes de su partida, en ella se le habia encargado ese asignamiento, asi que, tenia planeado terminarlo lo mas pronto posible y con los resultados exactos.

"Señor Michael, este trabajo es muy importante, entienda por favor que se lo estoy pidiendo a usted por una simple razon, es el mejor alumno de la division de Arqueologia que hemos tenido, ya se le considera un experto en el tema, por lo que, el Consejo Estudiantil y la Junta de Maestros hemos decidido que es el indicado.

Adonde ira, eso seguramente se lo pregunta, es bastante sencillo, se lo indicare.El hombre lo condujo a traves de la oficina hasta un enorme tablero, al colocar su mano, este se ilumino, mostrando un mapa.

Zona #167, dijo, y en la pantalla aparecio un relieve montañoso, rodeado de lagos.

"¿Es?.."

Si, el altiplano central de Mexico, un antiguo enclave de distintas culturas

"¿Que tengo que buscar ahi?"

El Rector hizo una pausa y dio unas cuantas instrucciones a la pantalla, aparecio otra imagen,"Es esto"

Los ojos de Michael se abrieron de la sorpresa..

"Michael despierta"-, escucho.

Molesto, volvio a incorporarse, frente a el se halllaba Ludwig, quien ya habia tomado su maleta y lo miraba fijamente, se notaba que estaba impaciente.

"Buenos dias Princesa, llevo varios minutos tratando de despertarte y encima, ya llegamos"

Michael gruño de fastidio y se volvio a incorporar.

Varios minutos despues, cruzaban el Anden Central de la estacion, se sentaron en una de las bancas mientras esperaban la llegada del Taxi que la Universidad habia alquilado, que posteriormente, los llevaria al sitio de hospedaje, donde se reunirian con el equipo asigando, en este caso, estudiantes de otras sedes que ya habian sido seleccionados para participar.

Ludwig parecio fruncir el seño,-"Mira"

Michael volteo hacia donde su compañero señalaba y lo vio.

Acceso Turistico a las Montañas.

"Un guia turistico, ¿eh?"

"Si, pero tal vez lo podamos usar para que nos conduzca precisamente a la gruta"

Michael se mostraba dudoso, por un lado, podian aprovechar los conocimientos de el guia para que este los conduciera de un modo mas sencilo hacia el lugar de las intrucciones, lo que les daria una ventaja en relacion a los otros, pero por el otro, eso significaba violar las instrucciones, el Consejo no iba a estar para nada feliz con eso.

"Mejor dejemoslo para otra ocasion, mira el Taxi ya llego"-, dijo despues de unos minutos, mientras se dirigia hacia el vehiculo amarillo cargando su maleta, seguido a corta distancia por Ludwig que tambien cargaba la suya.

El trayecto no fue tan largo como lo esperaban, de hecho, antes de que se dieran cuenta, ya estaban frente al edificio, una elegante estructura cuya arquitectura era indudablemente de la epoca colonial, Ludwig parecio quedarse maravillado por esta, para fastidio de Michael, quien le grito que se apurara.

No se entretuvieron mucho en el interior, era mas que logica la respuesta: los estaban esperando.

La habitacion era mas grande de lo esperado, estaba llena por aproximadamente unas seis personas, todas indudablemente, procedentes de la Universidad.

"El señor Michael, supongo"-, dijo uno de los presentes dando una pequeña reverencia, cosa que los demas imitaron, Michael se mostro bastante sorprendido, no esperaba para nada un recibimiento de esa clase, incluso Ludwig parecia sorprendido.

"Disculpeme por mis pesimos modales, pero es que no tengo ninguna expereincia en tratar con gente de rango superior al mio"-,añadio la persona despues de unos minutos de silencio.

Era un joven de no mas de 17 años de edad, tenia el pelo cortado en un estilo bastante extravagante con un pasador de pelo, cosa que hizo a Michael incomodarse, pues tenia la ligera sospecha de que aquel estudiante jugaba del otro lado.

Ludwig parecio recuperarse de la impresion y saludo a los presentes o al menos a una parte de ellos.

"Como ya dije, disculpe mis modales, mi nombre es Martin Maxwell, ex-asistente de el señor Andrew Jackson y especialista en Geologia"-, continuo el joven con una sonrisa que ponia nervioso a Michael.

Si algo habia aprendido, era que las personas que sonreian demasiado, eran peligrosas, ya sea porque se traian algo entre manos o solo querian dar una imagen de falsa seguridad.

Se recupero despues de unos segundos de vacilacion.

"Asi es, soy el señor Michael, doceavo miembro de el Consejo Estudiantil de la Sede central y especialista en Arqueologia, es un placer"-, dijo mientras mostraba una sonrisa igual.

"Yo tambien puedo jugar ese mismo juego"

Penso mientras lo hacia, la amistosa cara de el otro se mantuvo, pero algo en su mirada habia cambiado, al parecer, habia comprendido el reto.

Ludwig rompio la tension entre los dos mientras comentaba sobre el encargo de la Universidad, algo que llamo la atencion de los otros presentes que comenazron a platicar sobre sus experiencias en otros encargos, obviamente de menor rango que este.

"¿Que piensas?"-,pregunto Michael a Ludwig cuando este se le acerco, este, solo se limito a emitir un ruido de disgusto y contesto.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License